TPS y Fundación Lukas firman convenio para difundir la obra de Renzo Pecchenino

Fundación Lukas y TPS el día martes 17 de noviembre firmaron un convenio para difundir la obra de Renzo Pecchenino, el acuerdo de colaboración permitirá abrir el museo en forma gratuita todos los fines de semana a contar del sábado 21 de noviembre.

La firma del acuerdo se realizó en la Casa Lucas, instancia donde estuvo presente también parte de la familia del caricaturista, los que se mostraron entusiastas respecto de esta nueva oportunidad que nace gracias a esta alianza. Giulio Pecchenino, uno de los hijos del ilustrador, expresó que el convenio "nos ayuda porque nos permite abrir las puertas en forma gratuita para que todo aquel que quiera venir a conocer el museo pueda hacerlo; y no solamente eso, nos ayuda a visibilizar la obra y ponerla en valor, de tal modo que aquí tenemos un tremendo desafío con las futuras generaciones. Hay mucha gente que conoció a Lukas en vida, o conoce su obra, y no tiene duda del legado, pero hay mucha gente joven que no sabe quién fue Lukas y cuál fue su obra, y estamos empeñados en difundir su aporte".

Renzo Pecchenino, conocido como Lukas, tuvo una fructífera trayectoria de más de 30 años. Recibió el Premio Nacional de Periodismo; fue ilustrador y columnista de los principales diarios del país. Incursionó en la televisión e incluso realizó ediciones especiales para Correos de Chile.

Los asistentes a esta ceremonia recorrieron la casa museo, valorando la extensa colección que legó el dibujante, en la que entregó uno de los mejores testimonios de la identidad de Valparaíso.

Compartimos con ustedes las palabras expresadas por Gonzalo Ibáñez, presidente de la Fundación Renzo Pecchenino – Lukas.

Palabras pronunciadas por el sr. Gonzalo Ibáñez S.M., Presidente del Consejo Directivo de la Fundación Lukas.

Señor Francisco Schiaffino, Gerente de Terminal Pacífico Sur (TPS) y amigos de TPS. Miembros de la familia Pecchenino; señoras y señores miembros del Consejo Directivo de nuestra Fundación; amigos que hoy nos acompañan.

Hoy nos reunimos con ocasión de firmar un Convenio entre la Fundación Renzo Pecchenino-Lukas y TPS, operador principal del Puerto de Valparaíso. Para nosotros es un gran honor y una gran satisfacción el que a partir de este momento podamos contar con el apoyo de esta excepcional empresa para cumplir con nuestros propósitos. TPS es un modelo de gestión empresarial y de gestión portuaria. Bajo su administración, Valparaíso ha recuperado un lustre que creíamos ya perdido, hasta el punto de convertirse en uno de los puertos más eficientes del mundo y, por esta vía, en uno de los pilares de la política de apertura comercial que tanto bien le ha hecho al país. También, se ha constituido en un eficaz y abnegado socio del desarrollo de la ciudad que cobija a este puerto. Desde luego, TPS tiene conciencia de que poco serviría aumentar la eficiencia del puerto, si esa eficiencia puede provocar deterioro en la ciudad, o aun serle indiferente. En este caso la empresa se comportaría, más que un miembro de la comunidad, como un simple ocupante de sus terrenos. Por eso, el constante afán de TPS por proyectarse en otros ámbitos, también de apoyo comunitario. Una empresa que se siente solidaria con el destino de la ciudad de la cual forma parte.

Fundación Lukas, institución formada por la familia Pecchenino al fallecimiento de este notable artista, con el objeto preciso de recuperar, archivar y exhibir su obra, en la certeza de que así no sólo se contribuye a la legítima proyección del nombre de un artista, sino asimismo a la proyección de sus ideales. Porque Renzo Pecchenino, alias Lukas, era un hombre de ideales, un hombre en el cual, detrás de una capacidad artística completamente fuera de lo común, subyacía un corazón que palpitaba por ideales similares a los que exhibe ahora TPS. Lukas también se sentía íntimamente ligado al destino de la ciudad en la cual habitaba y en la cual él, junto a su señora María Teresa Lobos, formó su familia. La magnífica y prolífica obra de Lukas no sólo se distingue por su enorme calidad artística sino además por contener un mensaje, cual es el de la alegría y orgullo de ser porteño. Nadie puede quedar indiferente ante la obra de este artista. El, muchas veces contra toda corriente, donde todos veían tristeza, el vio alegría; donde se veía fealdad, él vio belleza; donde se veía turbiedad, él en cambio vio claridad. Fue una nueva visión de Valparaíso la que él ofreció no sólo a quienes nos visitaban sino a nosotros mismos, habitantes de esta ciudad. Y, digámoslo con franqueza, la visión que nos ofrece Lukas no fue una visión idealizada, una visión soñada, sino una visión muy real, escondida por apariencias a veces muy contrarias. El enorme mérito de Lukas, su colosal genialidad, fue la de haber descubierto esta realidad aparentemente oculta y habérnosla ofrecido para que gozáramos de ella. Si no hubiera sido por Lukas, este extranjero llegado a temprana edad, esa realidad hubiera ciertamente permanecido oculta. Y, junto con eso, Lukas nos ofrece otra visión de Valparaíso, que también había pasado desapercibida aun para sus moradores. La visión del carácter único, irrepetible y genial que define a la ciudad. Como se sabe, para Lukas en Chile había dos tipos de ciudad. Valparaíso, por una parte; y, por la otra, todas las demás. Viendo a Valparaíso en esta doble dimensión, ciudad para el orgullo y para la alegría, debe haber sido inexplicable para Lukas el afán de tanto porteño de huir de su ciudad, pensando que era triste y vergonzante. A muchos porteños el hecho de serlo les dio vergüenza y lo primero que les interesaba era abandonar esta ciudad. Contra este derrotismo se levanto su Lukas y él levantó su obra. Pero, el hombre propone y Dios dispone y así fue como vimos partir a este hombre de excepción en el mejor momento de su existencia.

Hago estas reflexiones para explicar los fundamentos que explican la existencia de nuestra Fundación: tomar la bandera que Lukas dejó vacante cuando la muerte inesperadamente lo llamó y así trasmitir a quienes habitan la ciudad la alegría y el orgullo de ser porteño, a la vez que enseñarle a todo el país que en Valparaíso se encuentra un patrimonio único, para el bien de todo el país y que es todo el país y todos sus habitantes quienes se deben sentir orgullosos y alegres porque existe esta ciudad. Visión, por lo demás, que incluso una institución internacional como es la UNESCO captó perfectamente hasta el punto de reconocer en esta ciudad un tal valor de originalidad que no vaciló en encumbrarla a la categoría de Patrimonio de la Humanidad.

En esta tarea que nos hemos propuesto hemos encontrado a este socio excepcional: la Empresa Terminal Pacífico Sur que opera el Terminal I de nuestro Puerto desde hace ya 15 años. Como decíamos al comienzo, los resultados de su gestión llenan también de orgullo y de alegría a los porteños. Nuestro Puerto ostenta el rasgo de ser uno de los más competitivos del mundo; ha hecho un aporte fundamental a la economía nacional y la empresa que lo opera -TPS- se ha convertido en un miembro importantísimo de la comunidad porteña. Hemos convenido con esta empresa que ella nos hará un aporte mensual por tres años, que nos permitirá abrir gratuitamente la Casa Lukas al publico que nos visite sábados y domingos durante todo este tiempo. Como se podrá apreciar, un apoyo que será fundamental en el cumplimiento de nuestra misión, pues nos permitirá acercar cada vez más la obra de Lukas a muchas más personas que lo que lo hacemos hoy y de esa manera trasmitir su mensaje que, modestamente, he tratado de esbozar en estas palabras.

Muchas gracias.

compartir

Compartir en Facebook Twittear


Paseo Gervasoni 448, Cerro Concepción, Valparaíso / Teléfono (56)(32)2221344